• CineScrúpulos (Año 7. Número 20. Marzo de 2019)

      Pita, César (Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC), 2019-03)
      John Cassavetes es uno de esos directores cuyas películas no son conocidas por millones de aficionados al cine. Inclusive, es probable que el espectador promedio se aburra sobremanera con el visionado de alguna de sus obras debido a la exasperante longitud de las secuencias, los reiterados planos fuera de foco a consecuencia del libre desplazamiento de los actores o la estructura narrativa inacabada. Pero es justamente eso lo que hace única la obra de Cassavetes: la exploración de la conducta humana más allá de las ataduras del drama convencional, la exploración de la desnudez de los sentimientos y el mecanismos de la libertad actoral para llegar a eso que el cine siempre aspira pero logra muy pocas veces: la verdad. Esta edición de CineScrúpulos explora el legado del director norteamericano, corto en cantidad pero de una calidad indiscutible. Adicionalmente a ello, esta edición explora el lado femenino del cine desde dos ópticas distintas. John Waters, el maestro indiscutible del mal gusto cinematográfico, declaró que sus películas están inspiradas en el legado de Isabel Sarli, diosa mayúscula del parnaso erótico del cine latinoamericano gracias a su participación en las obras de Armando Bo. Entonces, ¿son los personajes de Divine la encarnación directa del espíritu de la Coca o se trata de una broma del gurú indiscutible del cine trash? Desde otro ángulo, queremos provocar en el lector el visionado de algunas películas de la belga Chantal Akerman y de la francesa Agnès Varda para identificar elementos en común desde la óptica del compromiso de las directoras con los postulados del feminismo, en plena época del me too y de la reivindicación de los espacios equitativos de género. Ambas autoras son voces disidentes e importantes en la renovación del lenguaje cinematográfico.
      Acceso abierto